¡Hola #opovalientes!

Unos meses después de aquel fantástico articulo "Estudiando en tiempos de Pandemia", nuestra bloguera María, de Oposito pero existo  nos hace llegar su nueva entrada en tiempos, tan excepcionales, y en esta ocasión con especial mención a "La nueva normalidad".

¡No os perdáis sus consejos!

Os invitamos, como siempre, a leerla. 📜

 🔸🔹🔸🔹🔸🔹🔸🔹🔸🔹🔸🔹🔸🔹🔸🔹

¡Hola a todos!

Llevamos ya varias semanas de nueva normalidad acostumbrándonos a los nuevos hábitos como el uso de la mascarilla, vigilar cuando salimos que haya la distancia suficiente de seguridad, evitar las aglomeraciones, etc. Y no sólo la vida fuera del opozulo ha tenido que adaptarse a una nueva normalidad, sino que también mi estudio ha sufrido una transformación.

Desde que se decretara el estado de alarma los cantes han pasado a ser vía Skype y de momento la preparadora prefiere mantenerlo así. Aparte de esto, también ha cambiado mi día de cante, ahora son los sábados por la mañana y la verdad, estoy muy contenta. Siempre he descansado el domingo y como a todo opositor, el día libre siempre se queda corto, pero ahora parezco o me siento una persona “más normal” ya que mi día libre se extiende también a parte del sábado, con lo que el descanso es un poquito más, el fin de semana es más largo y eso, mi cuerpo y mi mente lo agradecen.

Otro de los nuevos hábitos adoptados durante esta pandemia tiene que ver con el estudio. He pasado de estudiar únicamente memorizando como hacía antes a estudiar escribiendo, haciéndome esquemas para tener mayor retentiva, sobre todo en los temas que más me cuesta o en los días en que la concentración parece que se ha ido de vacaciones (y últimamente son más días de lo que me gustaría).

También he empezado a estudiar con música, relajante (fundamentalmente el sonido de las olas del mar) y clásica. Lo que suelo hacer cuando me hago los esquemas es ponerme los auriculares inalámbricos conectados al móvil y desde Spotify busco una playlist. En el caso de la música clásica suelo buscar violín o piano, que es lo que más me gusta, y Mozart.

Por el momento me funciona y mi intención es seguir manteniéndolo. A continuación os dejo lo que he encontrado sobre estudiar con música.

Numerosos estudios han demostrado en los últimos tiempos que estudiar mientras escuchamos música clásica, no solo mejora nuestra concentración, sino también ayuda a superar nuestro rendimiento e, incluso podemos obtener mejores resultados que si lo hacemos en silencio. La música estimula zonas del lóbulo pre-frontal que están relacionadas con la atención, la concentración y la satisfacción. Cuando se estudia con música, uno se concentra más, siente que la información fluye más rápido y que los problemas se resuelven con mayor facilidad.

El silencio absoluto a la hora de estudiar puede conseguir el efecto contrario al deseado, ya que puede llegar a desconcentrarnos y aburrirnos mientras nos encontramos frente a nuestros libros o apuntes.

Aunque se ha demostrado de forma científica que estudiar con música ayuda a mejorar el rendimiento y los resultados, no todas las personas están capacitadas para hacerlo, ya que hay algunos estudiantes que necesitan silencio absoluto para poder estudiar porque con la música se distraen. Depende, sobre todo, de nuestros hábitos.

Beneficios:

  • Al escuchar música se activa la zona del lóbulo frontal, que se encarga de mejorar la capacidad de concentración.
  • Se estimulan las zonas del lóbulo temporal, cuya misión es elevar tu habilidad matemática y de lenguaje.
  • Te ayuda a combatir el estrés pre exámenes, lo que favorece la relajación y la retención de información.
  • La música promueve que te cerebro se mantenga en alerta y controles el sueño.

Cómo elegir la música para estudiar:

  • Consejo 1: Tranquila y armoniosa, la música clásica es una de las mejores opciones de música para relajar.
  • Consejo 2: La música de Mozart mejora el rendimiento mental. Lo llaman el “Efecto Mozart”.
  • Consejo 3: Escucha música ambiental. Es más moderna que la clásica y el efecto es similar.
  • Consejo 4: Pon sonidos de la naturaleza o de animales. No es exactamente música pero es relajante y sentirás que estás en otro mundo.
  • Consejo 5: Escucha la música con un volumen moderado tirando a bajo. El protagonista aquí es el estudio. De lo que se trata es de poner un hilo musical suave, bajito que nos envuelva en un estado de concentración, por lo que si ponemos un volumen demasiado alto, puede llegar a desconcentrarnos y hará que acabes más pendiente de la música que de los apuntes.
  • Consejo 6: Crea una lista de reproducción con todos tus temas favoritos por adelantado para no tener que buscar canciones nueva cada cinco minutos.
  • Consejo 7: No escuches música en la radio. La interlocución de los presentadores y los anuncios te distraerán. Evita a toda costa aquellas canciones con letras, y sobre todo si son en tu idioma y te las sabes. Esto puede conseguir el efecto contrario al deseado, ya que es muy fácil que te distraigas tarareando o cantando la canción y al final no consigas concentrarte en lo que tienes delante.

 

Y vosotros, ¿os habéis adaptado a una nueva normalidad en el estudio?, ¿tenéis nuevos hábitos?, ¿estudiáis con música?

¡Mucha suerte y ánimo a todos!

¡Un saludo!

María @opositoperoexisto

 

 

 

 

Usted no está autorizado para agregar comentarios.

Testimonios de nuestros aprobados

Es para mí un gran orgullo y satisfacción haber aprobado la oposición del Cuerpo de Auxilio Judicial de la Administración de Justicia compaginando trabajo y estudio. Han sido cinco años de estudio, renuncias, sacrificios, constancia y esfuerzo constante.
Manuel García.- Oferta de Empleo Público de Justicia 2015