¡Buenos días, Opositores y Opositoras!

Comenzamos este martes con una nueva entrada en nuestro Blog Opositando. Como muchos sabéis este apartado del Blog está dedicado a compartir experiencias y consejos por parte de Opositores y Opositas con experiencia. 

Hoy, nuestra compañera, amiga y administradora del blog Oposito pero existo nos remite esta entrada que comparto con vosotros. En ella nos habla de la primera elección que tomó cuando decidió opositar y la cual es una de las elecciones en las que más debemos detenernos y pensar en las posibilidades que se nos ofrecen. 

No os adelanto más. Os dejo con sus palabras. 

¡Feliz día!

 


La elección

¡Hola a todos! Los que me sigáis desde hace tiempo sabréis que soy fiel defensora de cambiar de preparador cuando las cosas no avancen o no estemos cómodos con el sistema seguido. Creo que es fundamental sentir y ver que avanzamos, que el sistema de estudio es el que mejor se ajusta a nosotros, que si tenemos dudas nos las resuelvan.

Quizás porque siempre he tenido claro que quería ser notario unido a mi vena curiosa, el penúltimo año de carrera me informé de la oposición por mi cuenta, curioseé el programa, cuántos temas eran y de qué materias. Me leí el reglamento notarial para saber las condiciones de los aspirantes, los requisitos de ingreso y sobre todo el desarrollo de los exámenes ante los tribunales. También busqué en las webs de colegios notariales que habían celebrado oposiciones para tener una idea de lo que era y a lo que me enfrentaría en los próximos años. Uno piensa que sabe donde se mete pero os aseguro que hasta que no está dentro y no lo sufre no sabe lo que realmente es la oposición y seguro que muchos de vosotros me lo confirmáis.

Cuando llegó el momento de elegir preparador yo ya estaba algo informada de manera que las dudas que me podían surgir iban a ser contestadas por alguien que había estado metido en el ajo.

La elección de preparador (incluyo academias) no es tarea fácil. Aunque yo estaba informada de mi oposición quería estar segura de tomar la decisión correcta, de dejarme guiar por alguien que realmente me acercase al resultado final porque no debemos olvidar que el aprobado es trabajo nuestro, es nuestra recompensa y de nadie más. Los preparadores y las academias nos guían, nos facilitan el camino, nos proporcionan material pero los que los memorizamos y hacemos frente al examen somos nosotros.

Tuve una entrevista con un notario que era preparador y salí horrorizada de allí y eso que el catedrático de mi universidad me lo había recomendado. Mi padre me acompañó y recuerdo que en el ascensor de vuelta al coche me dijo que ni loco me dejaba en manos de ese hombre. La siguiente entrevista la tuve con una notaria muy maja, muy simpática, pero no me proporcionaba temas, solo me podía escuchar cantar una vez a la semana, y en aquel momento de desconocimiento de los intríngulis de la oposición pensé de dónde saco yo más de 300 temas y cómo sé que lo que pueda encontrar está bien.

La tercera entrevista la tuve con el que se convertiría en mi preparador. Me lo explicó absolutamente todo, el programa, el funcionamiento del examen, tanto lo que ya sabía como lo que no y además él me proporcionada el temario y para más inri su sistema era el que mejor se adaptaba a mí, a mi forma de estudiar.

Con el paso de los años y después de dos convocatorias me di cuenta que ya no podía avanzar más con él, estaba estancada en una rutina que no me acercaba a lo que yo quería, así que siendo fiel a mí misma, busqué y cambié de preparadora que es la que tengo ahora.

Con esto, lo que os quiero decir es que busquéis, busquéis lo que mejor se adapte a vosotros, tanto en el sistema de estudio como por el material que os puedan dar, que estéis con quien os sepa guiar, quien os comprenda, os ayude y os apoye cuando lo necesitéis. Que os informéis bien de la oposición que queréis hacer, que os lo expliquen todo. Si tenéis dudas sobre algo  preguntad. Os recomiendo que estéis con quien sintáis que avanzáis porque la oposición son muchos años como para perderlos, y un mal preparador nos va a hacer perder un tiempo que no podremos recuperar y quizás en otras manos ya habríamos conseguido nuestra plaza. Que no porque os lo hayan recomendado hay que conformarse porque quizás no encaje con vosotros, comparad con varios más y cuando hayáis hecho una lista de pros y contra de cada uno entonces toméis la decisión. Y si pasado el tiempo no estáis cómodos, veis que no avanzáis, no tengáis miedo a cambiar.

¡Mucho ánimo a todos!

¡Un saludo!

 

Usted no está autorizado para agregar comentarios.

Testimonios de nuestros aprobados

Es para mí un gran orgullo y satisfacción haber aprobado la oposición del Cuerpo de Auxilio Judicial de la Administración de Justicia compaginando trabajo y estudio. Han sido cinco años de estudio, renuncias, sacrificios, constancia y esfuerzo constante.
Manuel García.- Oferta de Empleo Público de Justicia 2015