Buenas tardes, Opositores: 

Os traemos este miércoles una nueva entrada de nuestra compañera de Oposito pero Existo. Hoy nos habla sobre el gran trabajo que desempeña todo buen Opositor. Y es que no es poco lo que hacéis día a día. Os dejo con sus palabras. 

¡Feliz día!

 


¡Hola a todos! Aunque ya llevamos unos días del nuevo año, a colación de la última entrada de @retodeunaopositora, en mi lista sólo figura un objetivo, APROBAR LA OPOSICIÓN, y me imagino que ese objetivo figura el primero de casi todos nosotros. Y aunque si bien es cierto, que aprobar la oposición depende también de muchos factores externos, creo que es fundamental para ello que tengamos una rutina de estudio bien marcada. Es importantísimo el trabajo del día a día para llegar al objetivo final.

Recibo muchos mensajes de varios de vosotros cuando por las mañanas publico una foto en Instagram en los que me decís que me admiráis por ponerme bien temprano a estudiar. Pues bien, me gustaría deciros que no hay nada que admirar, siempre me han enseñado que las cosas que se quieren hay que ganárselas, hay que trabajárselas y con la oposición considero que más aún si cabe.

Es cierto que no he aprobado pero me fio de los que sí lo han hecho, y en este sentido reconozco que voy cogiendo las cosas que a los demás les han funcionado. Siempre he dicho que la oposición hay que tomársela como un trabajo, es más, es nuestro trabajo y como tal, también debemos tener unos horarios bien marcados. Al empezar a opositar, mi otro preparador me dejó muy claro esto de los horarios. Me dijo: “no aprueba el que se levanta a las 10 de la mañana, desayuna a las 11, hace un descanso a las 12 y para a las 13.30 para comer, hace siesta hasta las 17 y acaba la jornada a las 19 y se pega el madrugón el día del cante”. Y creo que tenía y tiene toda la razón del mundo. Y lo mismo me dijo de los paseos cada dos por tres a por folios, subrayadores o tinta para la impresora. Aunque no nos demos cuenta, se pierden muchas horas de estudio porque entre que vamos y volvemos, retomamos la concentración y estudiamos posiblemente se nos haya ido parte de la mañana o parte de la tarde.

Y por eso digo que la oposición hay que tomársela como un trabajo, si trabajásemos para otro ¿podríamos llegar al trabajo a la hora que nos apetece porque nos hemos quedado calentitos en la cama?, ¿a que no salimos a por un boli porque se nos ha acabado y al cabo de un rato a por folios?

Y si fuésemos nuestros propios jefes, ¿qué negocio funciona bien sin tener un horario fijado para los clientes?, ¿qué negocio funciona bien abriendo un día a las 10, otro a las 8 y otro a las 11.30? Permitidme el símil. Los temas son los “clientes”. Y si por la mañana tienen que entrar 5 clientes para cumplir los objetivos, tenemos que tener abierto desde una hora fija para que esos “clientes” entren en nuestro negocio.

Por eso es tan importante tomarse la oposición literalmente como un trabajo y por eso creo que es tan importante también fijarse unos horarios para cumplir los objetivos del día. Aunque estemos cansados, aunque tengamos sueño, cuando el despertador suena hay que levantarse para ir a trabajar, porque el trabajo del día a día es lo que nos dará buenos resultados de cara al objetivo final, todo lo que no se haya hecho durante los meses previos, no se puede hacer semanas antes del examen. Y una cosa es el trabajo previo de toda la oposición y otra cosa es que el mes de antes queramos subir horas para meter todo el temario, no es lo mismo, si no hemos trabajo antes por muchas horas que subamos no meteremos nada.

Si hay algo que se me quedó grabado y me marcó es la siguiente frase: “mientras tú descansas hay alguien que está estudiando y te está sacando horas de ventaja”. La oposición no es un camino de rosas y los compañeros del viaje el día del examen se vuelven rivales luchando por lo mismo.

Y con esto no quiero desmoralizar a nadie, sino todo lo contrario. No hay nada que admirar, solo trabajo y lucha por algo que quiero, conseguir MI PLAZA, que puede que consiga o puede que no, pero si no lo consigo no habrá sido por no habérmelo trabajado.

¡Mucha suerte y ánimo a todos!

¡Un saludo!

Usted no está autorizado para agregar comentarios.

Testimonios de nuestros aprobados

Es para mí un gran orgullo y satisfacción haber aprobado la oposición del Cuerpo de Auxilio Judicial de la Administración de Justicia compaginando trabajo y estudio. Han sido cinco años de estudio, renuncias, sacrificios, constancia y esfuerzo constante.
Manuel García.- Oferta de Empleo Público de Justicia 2015