¡Buenos días, Opositores!

Un lunes más una de nuestras colaboradoras nos obsequia con una entrada para nuestro Blog Opositando. En esta ocasión, y en honor a las fechas en las que nos encontramos, nos habla sobre como estudiar en Navidad, periodo en el cual los compromisos navideños nos robarán muchas horas de estudio. 

Os animo a leer su post y a disfrutarlo. 

Feliz día. 


¡Hola a todos!

La Navidad está a la vuelta de la esquina y con ello el dilema entre querer y tener que estudiar y acudir a todos los compromisos navideños.

La situación es diferente si podemos cogernos unos días de vacaciones o estamos convocados (como es mi caso) y sólo tenemos en mente estudiar.

Cuando empecé a opositar, el preparador me recomendó tomarme la oposición como si de un trabajo se tratara y como trabajadora gozaba de un mes de vacaciones, el cual me lo podía distribuir como quisiera, de manera que al principio, sin convocatoria a la vista, mis vacaciones eran una semana en Semana Santa, dos en verano y una en Navidad.

La primera vez que estuve convocada la cosa cambió, las vacaciones se redujeron a las dos semanas de verano para cargar pilas de cara a lo que se avecinaba, con lo que mis días de Navidad desaparecieron.

Con la nueva preparadora y estando convocada, me vuelvo quedar sin vacaciones, si bien es verdad que sabe que estos días de reuniones familiares es difícil cumplir a rajatabla el horario habitual y hace un poco la vista gorda pero no me libro de cantar.

Hoy lo que quiero compartir con vosotros es cómo sobrellevar, o al menos intentarlo, los días que se aproximan sin dejar de cumplir con nuestra obligación. En primer lugar, nosotros mismos tenemos que ser conscientes de que va a ser imposible estudiar como un día normal, porque sino el ataque de nervios que podemos coger va a ser monumental y es innecesario. Partiendo de esa base, podemos cumplir con nuestro deber y no faltar a las reuniones familiares, aunque no nos podamos quedar todo lo que nos gustaría.

Respecto a Nochebuena y Nochevieja que son cenas, casi ni se nos altera el estudio y podemos cumplir como un día normal, si bien es verdad que deberíamos retirarnos no muy tarde para poder levantarnos “pronto” al día siguiente. El día de Navidad, segunda fiesta allá donde la tengáis y Año Nuevo, ya es otra cosa pues al ser comidas sí se nos “parte” más el horario. Si hemos conseguido levantarnos pronto podemos sacar unas horas de estudio antes de salir de casa. Quizás lo que más cueste sea estudiar por la tarde después de una súper comilona en la que la sobremesa se alarga considerablemente. En este caso, después de haber estado un rato con la familia, deberíamos también retirarnos para poder sacar unas horas a la tarde. Sé que es difícil ponerse a estudiar después de habernos hartado de comer y que la pereza nos invade esos días. Pero nos hemos propuesto una meta, tenemos un sueño que cumplir y si no lo hacemos nosotros por nosotros mismos, nadie lo hará.

En el caso de que veamos que hemos perdido mucho, podemos compensar con el día libre y en vez de descansar el día entero, estudiar o bien por la mañana, o bien por la tarde, como os vaya mejor y en el horario que rindáis más. Al final se trata de adaptarse a las circunstancias sin perder de vista nuestro objetivo y aunque no podamos cumplir exactamente el horario, no faltamos a nuestro deber permitiéndonos cierta licencia y como dice el refrán “una vez al año no hace daño”.

Espero que a los que os toque estudiar estos días como a mí, podáis sobrellevar de la mejor manera posible las fiestas. Y a los que tengáis la suerte de tener vacaciones, disfrutadlas mucho.

Os deseo muy felices fiestas a todos y recordad que cada día que pasa es un día que estamos más cerca de cumplir nuestro sueño.

 ¡Mucha suerte y ánimo!

¡Un saludo!

Usted no está autorizado para agregar comentarios.

Testimonios de nuestros aprobados

Es para mí un gran orgullo y satisfacción haber aprobado la oposición del Cuerpo de Auxilio Judicial de la Administración de Justicia compaginando trabajo y estudio. Han sido cinco años de estudio, renuncias, sacrificios, constancia y esfuerzo constante.
Manuel García.- Oferta de Empleo Público de Justicia 2015